Fundraising para Refugee Support Greece

¡Hola! En agosto vuelvo a Grecia para trabajar con Refugee Support Europe, organización británica presente en varios campos de refugiados del país (Alexandreia, Filippiada y Katsikas). Las necesidades son constantes y evidentes y por eso he decidido poner en marcha esta recaudación de fondos. El dinero que logre reunir viajará conmigo hasta allí para comprar productos de primera necesidad.

Sabemos que el comportamiento de Europa está siendo vergonzoso y que no estamos dando la respuesta que estas personas merecen. Pero, mientras seguimos luchando por revertir esta situación. las personas de los campos siguen necesitando ropa, alimentos, calor en invierno, productos de higiene, etc. Se trata de dignificar en la medida de lo posible su estancia en los campos antes de que puedan proseguir su camino y llegar a un país en el que puedan tener la oportunidad de prosperar alejados del horror y la sinrazón de la guerra.

Podéis donar a través del siguiente enlace: http://bit.ly/2nSJl3b

Y para conocer la actividad de Refugee Support Europe……..

Entre otras cosas, RSG ha impulsado clases para niños y adultos.

 

“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”
Eduardo Galeano

Anuncios

Atrapados en Grecia

En el campo de refugiados de Alexandreia (Grecia) sobreviven a día de hoy más de 800 personas. El 96% son ciudadanos sirios que huyen de una guerra que acaba de cumplir 5 años y que tiene pocos visos de acabar. En total, son 61.000 personas las que hoy viven en el país heleno sumidas en la incertidumbre total y a las que Europa sigue dando la espalda. Personas que ven pasar los días en una antigua base militar hoy reconvertida en residencia temporal para cientos de familias.

Con un permiso temporal de un año de residencia en Grecia, tienen prohibido trabajar en el país aunque sí disponen de libertad de movimiento. El proceso parece simple, pero se dilata demasiado en el tiempo. Tras registrarse en el programa de reubicación o reunificación de la Unión Europea, les toca esperar luz verde para poder continuar su camino hacia otros países. Países como España, donde nuestro gobierno adquirió hace un año el compromiso de acoger a cerca de 18.000 personas antes de que termine 2017. Hasta la fecha han llegado sólo 687.

La respuesta ante la parálisis siempre es la misma: el proceso burocrático es lento. De todas formas, la voluntad de agilizarlo por parte de los gobiernos europeos y de la UE parece poco menos que inexistente. La primera fase que han de superar los demandantes de refugio es una entrevista en el Ministerio de Inmigración griego. La segunda se celebraría ya en la embajada del país que pretenda acogerles. Mientras, en los asentamientos temporales de Grecia como el de Alexandreia, los funcionarios de ACNUR se encargan de darles información y asesoramiento legal. Les recuerdan que tienen tres opciones: pedir la reunificación familiar con sus familiares directos en otros países europeos si estos ya han sido reconocidos como refugiados; acogerse al programa de reubicación aprobado por la Comisión Europea en 2015 o pedir asilo en Grecia.

Mientras llega el SMS que les emplaza a la primera entrevista, en el campo de Alexandreia los voluntarios de Refugee Support tratan de que la vida de los refugiados sea lo más digna posible. A las tres comidas diarias que reparte el ejército griego, basadas sobre todo en pasta y arroz, se suman productos de higiene y ropa, fruto de donaciones particulares. No se puede obviar que la gran mayoría de los campos oficiales del gobierno griego no cumplen con unos mínimos sanitarios, higiénicos ni alimentarios. Tampoco que la infancia está insuficientemente protegida en campos plagados de cristales rotos y metales oxidados. En algunos de los asentamientos temporales de personas desplazadas se están dando tímidos avances. Si en la mayoría los servicios son químicos, en el de Alexandreia los residentes disfrutan, desde hace unos meses y gracias a International Rescue Committee, de unas letrinas con agua corriente. Y, desde unos días, también de casetas prefabricadas que les han permitido dejar atrás las tiendas de plástico y encarar el invierno en unas condiciones algo más dignas.

foto-4

En todo caso, resulta vergonzoso que sean las organizaciones presentes en los campos griegos las que se tengan que encargar de organizar y distribuir las donaciones y de desarrollar actividades con los residentes. Mientras civiles lo hacen de forma altruista, a la Unión Europea la atención a todas estas personas le sale gratis. Una vez más, son las organizaciones civiles las que asumen la responsabilidad de los estados.

De todos modos, en el funcionamiento de las grandes ONG’s también hay claroscuros. Las voces más críticas de los movimientos sociales sostienen que, para que sus fondos no peligren, han de renunciar a contextualizar políticamente su papel. En este sentido, la escritora india Arundhati Roy, es su artículo “La ONG-ización de la resistencia”, habla de una de las consecuencias de esta preocupante dinámica: las víctimas patológicas. Personas que parece que ineludiblemente necesitan la ayuda del “hombre blanco”, de organizaciones y de voluntarios cuando quien realmente tiene la responsabilidad les abandona. Por eso y para evitar tener que llegar a ese punto, es necesario que el voluntario, además de desarrollar su labor asistencial sobre el terreno, vuelva a casa con la voluntad de hacer partícipe a su entorno de una lucha que es de todos. Porque es nuestro Mediterráneo en el que, en lo que llevamos de 2016, han muerto ahogadas 4.271 personas. Porque se antoja algo incoherente apoyar económicamente a una organización humanitaria mientras se mira hacia otro lado cuando Europa sella sus fronteras a personas que huyen de una muerte casi segura.

foto-2

Según el Centro Sirio para la Investigación Política, un 11,5% de la población ha muerto como consecuencia del conflicto armado. Los que han logrado escapar y juntar los cerca de 1.000 euros que les exigen las mafias para cruzar la frontera viven hoy en campos como el de Alexandreia.

Artículo publicado en el diario digital La Voz de Asturias el 20/11/16

El cambio de Martina

Martina, 15 años, vuelve a sentir esa rabia incontrolable ante la idea de que su prima no la llame para salir el fin de semana. Hace tiempo que su entorno piensa que reacciona con demasiada vehemencia ante detalles que apenas tienen importancia. Creen que no sólo se trata de meros ataques de ira o de enfados salidos de tono. Ella ni siquiera llega a ser consciente. Únicamente siente angustia cuando cree que los demás hablan de ella a sus espaldas, cuando piensa que la cuestionan, que critican su ropa y su forma de hablar. Una sensación de ahogo que le invade y paraliza. Quiere dejarla atrás, pero no sabe cómo. Su familia, tampoco. La angustia y la desazón son compartidas, comunes al entorno de Martina. Desazón cuando la ven llegar a casa sola y oliendo a alcohol. Impotencia al verle esos moratones en el brazo que jura haberse hecho al montar en la bicicleta.

black-and-white-person-woman-girl

Todo cambia el día en el que su madre lee una palabras en una revista que cae en sus manos por casualidad: trastorno límite de la personalidad. Es entonces cuando todas las piezas empiezan a encajar y cuando comprende que su hija va a necesitar ayuda profesional. Entiende que el hecho de que las mejillas de Martina se llenen de lágrimas ante la visión de un pájaro herido o de que reaccione de forma extrema ante una simple crítica por su vestimenta no responde, como ella creía, a los cambios hormonales propios de la pubertad.

Semanas más tarde en la consulta se lo confirman. Martina sufre lo que se conoce como trastorno límite de la personalidad. La chica escucha esas palabras y las siente caer sobre sí como una losa. Siente que el ahogo vuelve, que no es capaz de respirar y que la ropa le aprieta. En un solo gesto se arranca la camisa y rompe a llorar desconsolada. Martina vuelve a sentir, como tantas otras veces, que explota, que está al límite y que no hay nadie que pueda liberarla de esa sensación. Le cuesta aceptar que necesita ayuda y que su entorno, del que tantas veces huye, es una pieza clave en su recuperación. Martina sale de la consulta y se excusa para perderse por las calles de Oviedo. Al final, cambia de idea y vuelve a casa con la sensación de que está encarando el principio de un importante cambio.

8 de marzo, una fecha para la reivindicación y el análisis

Mañana el violeta estará un poco más presente en nuestras calles, pero, ¿estamos al corriente de lo que paso el 8 de marzo de hace 159 años? El día de la mujer trabajadora empezó a conmemorarse a raíz de lo que ocurrió en una fábrica de textiles de Nueva York en 1857. El 8 de marzo de aquel año, cientos de mujeres organizaron una marcha en protesta por los bajos salarios que percibían (algunas cobraban incluso un 70% menos que los hombres). Dos años después creaban su primer sindicato. Años después, en 1908, en otra fábrica textil de Washington, un grupo de trabajadoras se declaraban en huelga ocupando las instalaciones. Reclamaban, entre otras cosas, la equiparación de sus salarios a los de los hombres, descanso dominical y derecho a la lactancia. El dueño de la fábrica no aceptó la huelga cerrando las puertas y prendiéndole fuego con las trabajadoras dentro. Murieron 129. Otras voces sostienen que lo que pasó el 8 de marzo, en este caso de 1910, fue que se celebró en Copenhage (Dinamarca) la segunda Conferencia Internacional de las Mujeres Socialistas. En ese escenario se acordó instituir el Día Internacional de la Mujer para reivindicar los derechos políticos, civiles y económicos de todas las mujeres en el mundo.

Sigue leyendo

Eurípides resuelve el misterio

El día que Luis se resbaló con la cáscara de plátano en el patio del cole se enfadó mucho. Luego, decidió que investigaría quién la había tirado al suelo en vez de a la papelera. Lo primero era pensar a quién no le gustaba el plátano de su clase. No iba a pensar en todos los niños y niñas del cole porque cuando apareció la cáscara sólo sus compañeros estaban en el patio en clase de Educación Física. Eran pocos niños así que Luis pensó que adivinar quién había sido no sería difícil.

Lo primero que hizo fue coger papel y boli y empezar a anotar los compañeros de su clase que siempre llevaban fruta de casa para el recreo. No se iba a fijar en todos porque los había como Gema y Ricardo que siempre cogían esas cosas asquerosas de la máquina que en mi casa nunca me dejan comer. Así que sólo tenía que pensar en los nombres de los que comían fruta. Ya sólo tenía quince personas en la lista. En ese momento se dio cuenta de que necesitaba un compañero de investigación con un olfato muy agudo. Así que por la tarde, mientras su hermana estaba en clase de pintura, volvió al patio con Eurípides, su perro de lanas. Al principio empezó a olerlo todo. Las papeleras, las mochilas, los bancos, las ruedas de las bicis, etc. Luego ya le dijo lo que buscaban y empezó a buscar plátanos en las mochilas de mis compañeros.

En su lista de sospechosos ya sólo había tres nombres, los de sus tres compañeros de clase a los que les gustaba mucho el plátano. A Carla porque su padre era cubano y allí comen plátano a todas horas, a Lorena porque el médico le había dicho que le hacía falta potasio y a Román que simplemente era muy goloso y sólo le gustaban las frutas muy dulces. Con esas pistas, Eurípides empezó a olisquear entre las tres mochilas. Al poco rato volvió a despistarse porque empezaron a salir todos los alumnos de la clase de pintura. Luis pensó que su padre no tardaría en llegar para recogerlos así que se dio prisa. Fue entonces cuando el perro empezó a mover el rabo nervioso. Había encontrado un plátano a medio comer en la mochila…………… ¡en la mochila de Lorena!
Así que ya estaba resuelto el misterio. Esa mañana, en el recreo, Lorena había empezado a mordisquear su plátano, pero como se entretuvo hablando con sus amigas no lo comió entero y al sonar la sirena tiró la cáscara al suelo. “Es que llegaba tarde a clase de mates y no me daba tiempo a ir a la papelera”, le dijo a Luis después. Él la perdonó porque entendió que no lo había hecho a posta. Además, también descubrió que Eurípides y él formaban un equipo estupendo resolviendo misterios.

dog-305536_640

Sito aprende a volar

Hoy quiero regalaros un cuento. Para que se lo leáis estos días de descanso a los niños y niñas que tengáis alrededor y poco a poco les hagáis comprender lo importante que es la lealdad para vivir en comunidad. Un saludo.

————————————

Sito era un avión pequeño que estaba aprendiendo a volar. Sus pequeñas alas todavía no le permitían subir muy alto pero él lo intentaba y lo intentaba con muchas ganas. Su profesor se llamaba Lolo. Era un avión que había volado mucho y había conocido muchos países. Sito era su alumno favorito porque aprendía muy rápido y siempre tenía mucho cuidado. Los días de lluvia no podían volar y Lolo le contaba a Sito sus historias. De una vez que conoció a una familia de pelícanos y cruzó con ellos el océano. Lolo también le contó que la primavera era su estación favorita para volar porque podía ir sintiendo el olor de las flores y porque le gustaban muchos los colores de los árboles en esa época del año.
Poco a poco Sito aprendió a volar como un avión grande y pronto pudo empezar a hacer viajes largos y divertidos. Era un avión tan tan rápido que pronto se hizo muy famoso. Eran tan famoso que todas las personas querían viajar en él y Sito estaba muy contento. Como viajaba tanto estaba poco en su casa y ya no charlaba tanto con su profesor, con Lolo. Al principio le dio pena, pero luego estaba tan ocupado que ya casi ni se acordaba. Mientras, Lolo seguía enseñando a pequeños aviones a volar, pero ninguno era como Sito. Los aviones nuevos eran traviesos, no escuchaban y querían volar solos demasiado pronto. Por eso Lolo echaba mucho de menos a su alumno favorito.
Mientras tanto, Sito llegó a ser muy conocido en el mundo de los aviones. Un día le dijeron que querían hacer una película sobre su vida. Al principio se sintió nervioso, luego orgulloso, pero al final se paró a pensar. Sito se dio cuenta de que él había aprendido a volar gracias a Lolo, su profesor. Y que sin él, nunca habría podido ser tan famoso. Así que le llamó para que saliese también en la película. Lolo se emocionó mucho y le dio las gracias a Sito. Le hacía mucha ilusión que su alumno se hubiese acordado de él. Pero los que iban a hacer la película no pensaban lo mismo. “Es un avión viejo e inútil”, dijeron enfadados. Sito se molestó mucho al oír eso y les dijo que Lolo se lo había enseñado todo. “Es una cuestión de lealtad”, les dijo Sito.
Al final, Sito y Lolo salieron juntos en la película. Lolo pudo contar sus historias y Sito las suyas. Y sobre todo, los dos contaron las historias que habían vivido juntos.

Imagina un Bulevar: Fase 1

Parte del material sobre el que se ha trabajado en estos dos días de Talleres Colaborativos


Jornada de conclusiones y puesta en común en el IES Pérez de Ayala. La primera fase del Proceso Participativo Imagina un Bulevar llega a su fin y lo hace con una implicación significativa de la ciudadanía ovetense. Algo parece estar claro: gran parte de las personas que han participado en estos dos días de Talleres Colaborativos reclaman un profundo cambio en el modelo de ciudad que impera en Oviedo y que se manifiesta, por ejemplo, en el plan de actuación que se perfila para el tramo de la autopista Y.

En el turno final de intervenciones, el ingeniero municipal Ignacio Ruiz Latierro, se remitió a dos conclusiones claras a las que se ha llegado en esta fase del proceso: la ciudadanía quiere más espacios verdes, una reducción del tráfico que mitigue la contaminación acústica y ambiental y una solución que preserve el enorme valor patrimonial y artístico de la iglesia de San Julián de los Prados. Por su parte, Manuel Carrero, arquitecto especialista en Urbanismo y miembro de la plataforma Imagina un Bulevar, insistió en la idea de que el actual flujo de vehículos en la zona no debe ser una cuestión inamovible y pidió al ayuntamiento que defina su grado de compromiso con la movilidad sostenible. Recordó que, durante las últimas décadas, “Oviedo ha vivido un crecimiento segregado que ha relegado a algunos barrios a una posición de vulnerabilidad”. Desde la plataforma, se ha vuelto a apelar a la solidaridad entre barrios, a la necesidad de descargar a los que tradicionalmente han estado apartados del resto de la ciudad por barreras arquitectónicas como el trazado de la autopista. En definitiva, al diseño entre toda la población de “un nuevo modelo de ciudad”.
Por parte de Paisaje Transversal, oficina especializada en procesos innovadores de transformación y análisis urbano desde el prisma de la participación, Iñaki Romero ha recordado que se trata de aportar soluciones realistas a un problema existente y sobre el que la plataforma y demás colectivos vecinales lleva años insistiendo.

Primera fase: diagnóstico
Los Talleres Colaborativos han terminado con una serie de mesas de trabajo sobre cuatro temas muy concretos: movilidad, espacios públicos, conectividad y medio ambiente. Las conclusiones quedarán reflejadas en un documento que
recogerá propuestas de actuación a modo de punto de partida para un posterior concurso de ideas que convocará el Ayuntamiento de Oviedo y del que un jurado técnico y multidisciplinar seleccionará tres. Finalmente se elegirá el mejor mediante votación popular.
Termina así un fin de semana en el que políticos, técnicos, vecinos y miembros de Imagina un bulevar han debatido en un proceso abierto y participativo sobre las posibles soluciones que dar a la brecha de la autopista. Una primera fase de diagnóstico a la que seguirán otras dos y que culminará con una votación en la que, si se respeta el espíritu con el que nació la plataforma hace ya casi dos años, será la ciudadanía quien decida.

http://imaginaunbulevar.wordpress.com/

La Madreña responde

Imagen

 

Esta misma semana, la Audiencia Provincial ordenaba el desalojo, precinto y clausura del Centro Social Autogestionado La Madreña, en Oviedo. El auto judicial atiende así el recurso presentado por SEDES, propietaria del inmueble, contra el dictamen del juez de primera instancia que respaldaba la ocupación. Aunque la fecha exacta para proceder al desalojo se desconoce por el momento, se han comenzado a perfilar las acciones para dar respuesta a la decisión judicial. Esta mañana, los jardines del centro acogían una reunión de la asamblea de Oviedo de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Asturias. Olga, una de sus activistas, reconoce que aún no saben cuándo puede materializarse el desalojo decretado por la Audiencia Provincial, pero que de hacerse finalmente efectivo, ‘’se responderá de forma contundente’’.

El auto judicial sostiene que el derecho a la disponibilidad del patrimonio no tiene por qué soportar dejar en manos de “presuntos delincuentes” su gestión cuando lo que interesa a “la víctima” es la “restitución del orden alterado”. En este caso la víctima sería SEDES, propietaria del edificio de la calle General Elorza de Oviedo. Sin embargo, desde La Madreña insisten en que tratarán por todos los medios de frenar el desalojo. Que insistirán en el incuestionable valor social del centro y en todo lo que aporta a la ciudadanía. Sin embargo, la decisión judicial está ahí y el desalojo podría convertirse en una aplastante realidad en los próximos días. Reconocen que aún no tienen muy definida la estrategia para encarar la situación. Insiste en que son muchos los que opinan que ‘’hay que resistir y no acatar el fallo’’.

Hoja de ruta

Ayer viernes, el centro acogió una asamblea urgente para definir los pasos a seguir de cara a frenar el desalojo. Un encuentro que, según explica Olga, ‘’sirvió para elaborar y definir la respuesta que se va a dar al auto de la Audiencia Provincial’’. El primer paso, la manifestación que esta tarde ha recorrido el centro de Oviedo. Una convocatoria de la Asamblea de Trabajadores en Lucha, pero que ha servido también de altavoz para todos los colectivos que defienden la continuidad de La Madreña y que han contribuido a construir lo que hoy es el centro ovetense.

Ya el lunes, darán comienzo una serie de acciones que aprovecharán la nueva campaña que emprende la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Asturias. Una campaña, explica Olga, ‘’ que incluirá escraches ante la sede del PP y puede que también ante la Junta General del Principado o la sede central de Cajastur’’. Estrategias que ‘’formarán parte de la respuesta social firme con la que se quiere enfrentar esta situación’’.

La Madreña, un importante activo social para Oviedo

En un contexto como el actual en el que el acceso a la cultura no es tan ‘popular’ como debería, el CSOA La Madreña ha servido para acoger infinidad de actividades culturales y lúdicas. Desde talleres de defensa personal para mujeres o de teatro en inglés, hasta mercadillos de trueque o talleres de lectura y música para niños. La idea, señala Olga, ‘’es sacar todo esto a la calle para que la gente sea realmente consciente de lo que va a perder si La Madreña es forzada a echar el cierre’’. ‘’¿Dónde se van a desarrollar todas estas actividad entonces?’’, se pregunta. Incluso en la planta baja del edificio se ha ido haciendo acopio de alimentos para atender a familias en situación vulnerable. Por eso, se plantean incluso la posibilidad  de ‘’llevar toda esta comida hasta Delegación de Gobierno o Cajastur de forma simbólica’’.

La respuesta social irá en aumento

Así lo aseguran desde el centro. Insisten en que la intensidad de las acciones de rechazo al desalojo se incrementará ‘’porque lo que pretenden quienes persiguen su clausura es que es el edificio vuelva a convertirse en lo que era antes de su liberación, en un nido de ratas que acabe por acoger la construcción de viviendas de lujo para una élite, para una minoría’’.

Respecto a los apoyos que han ido recabando en los últimos días, Olga comenta que probablemente Bomberos de Asturias emita un comunicado público negándose a participar en el desalojo. Además, ‘’seguiremos hablando con otros colectivos en lucha que nos han respaldado’’, apunta.

Visto por muchos como símbolo de la especulación urbanística ovetense, el edificio de General Elorza luchará por mantenerse como centro social autogestionado y por seguir dando cabida a las decenas de colectivos que le han dado vida durante este tiempo. De hecho, desde La Madreña creen que la respuesta que se dé al fallo de la Audiencia Provincial ‘’debería centrase en echar un pulso al gobierno regional y en insistir en que la gente que ha construido lo que hoy es el centro está desempeñando un papel social importante’’. Insisten que en si les echan seguirán luchando en la calle y que eso seguramente ‘’les interese aún menos que el hecho de que sigamos aquí’’.

‘’Saben que si salimos a la calle a denunciar un hipotético desalojo forzoso seremos más visibles,  algo que se puede traducir en un aumento del respaldo social. Y eso seguro que no les interesa’’, concluye Olga.

 

 

 

 

 

 

Podría ser

Santiago enciende el tercer cigarrillo de la mañana. Lleva años planteándose dejarlo pero siempre se justifica diciendo que aún no ha encontrado la motivación suficiente. Excusas del fumador compulsivo, dicen los que le conocen y que siempre le han animado a aparcar definitivamente el vicio. Esa tarde tiene otra entrevista de trabajo, que encara con el pesimismo que ha ido acumulando tras meses de búsqueda tediosa y desesperante. – Ya no sabes qué omitir, qué resaltar, qué actitud adoptar….- Santiago, detrás de sus gafas de pasta y su bigote poblado de hombre adulto y seguro de sí mismo, se ha encontrado demasiadas veces con la misma respuesta. – ‘’Tiene usted un método de trabajo ya asumido y nosotros buscamos formar trabajadores con una nueva mentalidad’’. ‘’Tiene usted una formación específica y muy amplia y es difícil confiar en que se sienta realizado con este  puesto no cualificado’’. Todo lo dicen ellos, parece que tienen la extraña virtud de poder leer sus aspiraciones en el curriculum. Santiago es un ejemplo más de ese grupo de trabajadores que hoy por hoy lo tienen más que complicado para reincorporarse al mercado laboral. Hace un año la que era su empresa decidió reestructurar la plantilla poniendo encima de la mesa de negociación un expediente de regulación de empleo. 

—————-
Esto no acaba aquí….

Historia por titular

Era ya muy tarde, pero no tuvo que despertar a nadie al salir. Sólo abriendo un poco la puerta, consiguió escurrirse hasta el otro lado y llegar hasta el portal. Allí dudó un momento pero, como tantas otras veces, esta vacilación duró sólo un par de minutos. De eso me enteré pasados unos días, cuando decidió volver, decepcionada por el fracaso de su aventura. Siempre suele tomar decisiones rápidas de las que luego se arrepiente, se detiene poco a meditar las cosas y le cuesta aceptar ayuda, escuchar un consejo. Ese día, tras escurrirse hasta la acera y enfilar la calle hasta la parada del autobús, sólo le rondaban dos cosas por la cabeza: no volver a encender el móvil y conseguir cruzar el pueblo sin encontrarse a nadie que le estropease los planes. Ya se había cansado de los imperativos, de las recomendaciones hechas siempre desde ese paternalismo que tanto odiaba.

Ese día se colocó dos coleteros en la muñeca. Llevar el pelo suelto siempre le había inspirado inseguridad. Qué pelos, qué cara, qué andares más poco elegantes. Comentarios repetidos hasta la extenuación. Ese día, como tantos otros, la aventura duró poco. Demasiado poco. Dos vueltas a la cerradura y vuelta al punto de partida. Lo único positivo: esa noche durmió con el pelo recogido. Imagen

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.